Morriña y Querencia

Cuando regreso a ti

por circunstancias

y te recuerdo

de tan hermosa

como olvidada

renuevo el arrepentimiento

pues no supieron ver

mis ojos

sino tus faltas.

Cuando te siento así

como alejada

y te rescato

en mi memoria

de tan feliz

que fue mi infancia

de nuevo renacería

como ese niño

entre tus faldas.

Ni te perdono, ni exijo el perdón

porque nos sentimos

tal cual somos

nada sobra,  todo nos basta,

si aquel día

lloramos por mi partida

ahora escucha a quien

de manera sencilla,

aún sin saber el porqué,

el por o el para,

quisiera escribirte los más humildes versos

a ti

 mi tierra extremeña

 expresar estos anhelos

 decirte quien fui

quién eres tú para mi

tan siquiera, recitar un poema

de esos

 que no sabe nadie,

para que todos lo sepan,

que soy yo tu hijo

 y tu mi madre

tu mi niña

yo tu padre

y entre ambos

siempre

el perpetuo un llanto

 una distancia infame.

tu mi vida

yo tu ángel

tu mi risa

yo tu cante

y entre tanto

crece

un infinito amor

y un ansia equidistante.

Aún paseo tus vientos

de cuando en cuando

que me protegen de los olvidos

y estos asfaltos.

Todavía

me duelen aquellas heridas

 que provocaron

tu obligada lejanía.

Aún te traiciono

y, sin embargo,

no me arrepiento

porque te amo.

© 2018 firma moreno linares. Todos los derechos reservados.