BENDITOS INGENUOS

“La queja late en la profundidad de la tierra extremeña”.

LA MISERIA

Hace años que guardaba esta foto, hasta la fecha no me había atrevido a compartirla porque eran, son, muchas las preguntas que me surgen al verla y no podía compartirla sin más. Merece reflexión y exámenes de conciencias.

El personaje lanza una mirada desafiante a nuestra capacidad de conmoción, a nuestra responsabilidad y, tal vez, a nuestro sentido de culpabilidad. No podemos por menos que plantearnos preguntas, buscar respuestas y evitar, por encima de nuestras posibilidades, que vuelvan a producirse imágenes como estas en nuestra querida tierra.

Representa a la miseria más absoluta: la corporal, como se muestra en la fotografía, y la espiritual de quienes lo consentían. Y sí, no eran pocos estos benditos, en Extremadura y en otras regiones españolas, hasta bien avanzado el siglo veinte.

Es en sí misma, y en parte, respuesta al porqué de la emigración extremeña.

Ganas dan de preguntarle ¿dónde vas?, ¿qué haces aquí?, ¿dónde vives?, ¿por qué…, por qué…, por qué…? Pero sería como preguntarle a la liebre, al lobo, a la oveja…, formaban parte del paisaje, de la fauna, de la sociedad extremeña.

Y para ello, para ellos, tal vez no hubiese, no hay, una respuesta moral ni ética.

Entraña una mirada a la miseria, a la humildad, a la adversidad y, por qué no decirlo, a la soberbia de, algunos y algunas, señoritingas y señoritingos de aquella época.

Nacían con el sello de «Pobres», «Indigentes», «Ignorantes»; se les negaba la posibilidad de acceso a cualquier oportunidad de mejora y a las necesidades mínimas y básicas a las que cualquier ser humano debía tener derecho.

Se les negaba, sobre todo, el acceso al estudio, al conocimiento; incluso al de ellos mismos, al discernimiento, la razón, la crítica, el enfrentamiento, la oposición… Eran sometidos a un oscurantismo opresor y autoritario.

No eran  «Santos Inocentes» sino ingenuos; benditos maldecidos, condenados y educados para la ignorancia; malaventurados de necesidad y obligatoriedad; convictos de por vida de la carencia, la escasez y la penuria.

Eran reos de su adversidad y vasallos de la prosperidad de una reducida parte de la sociedad rica, clasista y de escasa moral, que también quizá por ignorancia, costumbre o dictámenes de sus propias leyes, se regía por valores basados, en no sé si decir interesados, en erróneas o malintencionadas, interpretaciones de la vida cristiana.

Porque mientras estos personajes vagaban procurando su subsistencia y se esforzaban aún más en procurar la de sus amos, los caciques rogaban a Dios por el perdón de sus pecados.

 

Madrid, 23 de marzo de 2021

Pedro Moreno «Parrina»

 

Dedicao a los castúos: gentes de raza y casta, de cera, de la tierra y la madera. A los trabajaores y trabajaoras de nuestra Extremadura, y a los extremeños y extremeñas emigrantes; el polen de los obreros y la miel de la obreras, abejas de la colmena de la nación.

 

GUADAÑA, ARAO Y HOZ

Si pudiera…,

con la mi guadaña segaría

los alaríos de la nuestra tierra,

con el arao, labraría sus quejas,

con la hoz, aguzaría sus lenguas,

y sembraría una estentórea voz

-la de tos y toas las extremeñas-

en los rellanos de cada puerta.

Madrid 1 de mayo de 2021

Pedro Moreno «Parrina«

Dedicau a los castúos: gentis enrazás, de cera, dela tierra i la maera. Alos trebajaoris i trebajaoras dela nuestra Estremaúra, i alos estremeñus i estremeñas emigrantis; el polin delos tanterus i la miel delas obreras, abejas dela colmena de la nación.

GUAÑA, ARAU Y HOCI

Si puiera…,

cona mi guaña segaría

los alarius dela nuestra tierra,

con el arau, labraría sus quexas,

cona hoci, aguzaría las sus lenguas,

i sembraría una retumbanti vos

-la de tous i toas las estremeñas-

enos rellanus de ca puerta.

Madrid, 1 de mayo de 2021

Pedro Moreno «Parrina»

quexas: quejas.

enrazao, á: que le viene de casta.

tanteru, a: que trabaja a destajo.

 Firma pedro rojo


© 2018 firma moreno linares. Todos los derechos reservados.