Mi primer recital de poesía en el cine Capitol de Logrosán, allá por los años 76 – 77, mi mentor fue Don Alejandro Audije. Llevaba años intentando recordar qué poemas había recitado, solo recordaba algunas estrofas que decían: “semos probes, semos probes hija mía”, hasta que hace unos días un amigo me envío este: “Consejos del tío Perico” de Luis Chamizo, e inmediatamente recordé todo, incluso el título está en relación a cómo me llamaban de pequeño.

 

 mi primer recital de poesía m

            CONSEJOS DEL TÍO PERICO

 

No me jimples, no me jimples mocosina;

no t’enfusques, ni me fartes al respeto

no reguñas, Carnación, ni esparrataques

esos ojos cuando yo te dé un consejo.

Esos ojos qu´otros días me miraban

chiquininos, entornaos, zalameros

y hora miran rencorosos y asustaos

del sentir que llevas drento

y de l´honra de tu casta que derrumbran

esa jambre que tú tienes de dinero

y ese orgullo mardecio, porque sabes

qu´eres guapa, más que toas las del pueblo.

Ya te ije qu´el noviajo s´ha eschangao

que no quiero yo jarones, que no quiero

ni las jesas, ni las yuntas, ni los miles

mal ganaos por el padre de Nocencio;

qu´el süor que nuestras frentes esparraman

pa ganar el cacho pan que nos comemos

jiede a sangre corrompía si es que güerve

a nusotros del arcón del usurero.

No me jimples, no reguñas, no te casas

con el hijo del tio Bruno, no consiento

qu´esa cara tan bonita qu´han bruñio

esos labios con la juerza de sus besos

jasta hacegla reluciente como el oro

de la tarde, cuando el sol se va del cielo,

te s´emprigue col el vaho de süores

ya podrios encerraos en el cuerpo

sin que chupen las esponjas del trebajo

la carroña creminal de su veneno.

Semos probes, hija mia, porque icen

que son probes los que no tienen dinero:

semos probes, semos probes, ¡qué sé yo!

eso icen de nusotros, icen eso.

Quiere un hombre de rïaños, que te quiera,

quiero un hombre con agallas de los nuestros,

d´esos hombres que dispiertan las gallinas

cuando salen con los burros del cabresto,

y en el campo despabilan las alondras

agachás entre los surcos del barbecho,

qu´esparraman sus chilríos d´amor cuando

viene el sol agateändo por los cerros

y s´ajuyen las neblinas y s´apagan

las estrellas y la luna y los luceros.

Quiere un hombre sin fanfarrias que te iga

los sentires que se jinchan mu p´adentro,

jasta cuando que revientan en paliques

que los ojos arrebuscan en el suelo.

Quiere un hombre, quiere un hombre d´estos hombres

ya curtios por el frio del invierno,

y tostaos por el sol del meyodía,

y bañaos po las aguas de febrero,

y besaos po la luna cuando duermen

en las eras, junt´al trillo, cara´l cielo.

Qu´estos hombres son los machos d´una raza

de castúos labraores extremeños

que inorantes de las cencias de los sabios

las jonduras d´otras cencias descubrieron

cavilando tras las yuntas

en la pas de los barbechos.

Ellos saben que la tierra labrantía,

seria, llana y arrogante´n los recuestos,

es la jembra que mantiene muchos hijos

con la juerza de la savia de sus senos;

y es la madre, y es la novia y es la hermana

del gañán que, con calor de macho en celo,

la colmara de cudiaos,

la regara con süores de su cuerpo,

la labrara con cariño,

derramara por sus surcos el granero

y supiera coformase cual cristiano

cuando Dios, dende los cielos,

pa probá si eran mu jondas sus querencias,

malograra sus esfuerzos.

Qu´estos hombres qu´al amor de sus terruños

ayuntaron el sentir de sus adentros,

despreciando la pereza sin descanso

de los hijos poltronaos del dinero,

con la juerte calentura de la gloria

que manó del corazón a sus celebros

conquistaron pa los reyes de su Patria

los Peruses y los Méjicos,

y llenaron de pinturas sus iglesias,

y palraron su sentir en los Congresos,

y cantaron las bellezas de sus campos,

y elevaron sus plegarias a los cielos,

y murieron orgullosos por la causa

de las santas libertades de su pueblo...

Son asina los cachorros de la raza

de castúos labraores extremeños,

que, inorantes de las cencias d´hoy en día,

cavilando tras las yuntas descubrieron

que los campos de su Patria

y la madre de sus hijos, son lo mesmo.

Poema de Luis Chamizo.

Madrid, 5 de noviembre de 2020

Pedro Moreno «Parrina»

Firma pedro rojo

 

¡QUÉ ANIMAL ERES!

Bichos, bichinas, bichejas y bicharracos.

¡Quita, bicho!

¡Échate pa’ya bicha!

Míale, si paece un mochuelo.

Qué borrego está jecho.

Es que es mu burro el pobre. (burra, borrego, borrega)

¡Vaya jumento!

Está como una cabra.

Tiene cara sapo.

Está como una chota.

El mu cabrito.

Qué tío tan guarro. (cerdo, puerco, gorrino, cochino, marrano…)

Qué tía tan cerda. (guarra, puerca, gorrina, cochina, marrana…)

¡Cabrón! ¡Cabrito! ¡Cabrita! ¡Cabestro!

Es que es mu babosa. (baboso)

Alto como un cigüeño.

Más larga que una jirafa.

Es un/a bubilla.

¡Ay colorín!

Qué alacrán está hecho.

Es un/a sanguijuela.

Qué zorro que es. (zorra, jineta…)

Es más terco que un mulo. (mula…)

¡Vaya penco!

Trabaja como una mula.

Es mú perro.

Qué perra que es.

¡Zángano!, que eres un zángano.

No seas gallina.

Mira qué gallito se pone.

¡Ay pollito…!

Qué ganso eres.

Anda como un pato mareao.

Gorda como una vaca. (… ballena)

Está hecho un toro.

Es una víbora.

Vaya tío culebras.

¿Eres mu flamenco tú, no?

Rata de alcantarilla.

¡Ay ratón!

Corre como una liebre.

Caracaballo.

¡Vaya foca! ¡Vaya loro!

Ay que mona.

Es como la pulga Benito.

Qué pavo tiene encima.

Es una mosca cojonera.

Es un besugo. (merluzo…)

Es que es mu chinche.

¡Ostra!

¡Vaya pájaro! (pájara)

Mía tú y parecía una mosquita muerta.

Aquí hay gato encerrao.

Madrid, 23 de octubre de 2020

Firma pedro rojoPedro Moreno «Parrina»

 


© 2018 firma moreno linares. Todos los derechos reservados.