Logrosán

Gentilicio: Logrosaniegos y almorraneros.

 

El antiguo pueblo medieval de Logrosán se situaba sobre la Morra o Morro aislado, llamado hoy Sierra de San Cristóbal, donde pueden verse las ruinas de su castillo y un extenso poblado. Con esta palabra Morra y con el artículo árabe Al tendríamos Al-Morra y el gentilicio sería al-morraneros es decir: los que viven en la Morra de San Cristóbal.

He sentido un cierto alivio al leer este artículo, siempre creí que nuestro gentilicio tenía un significado más sangrante, algo escatológico o incluso enfermizo.

Topónimo y origen del nombre.

El topónimo ha sido estudiado por Corominas (Tópica Hespérica, I, 53) que lo deriva de un nombre de persona, sería un LUCRETIANUS (PAGUS); advierte que lo esperable sería un *Logrezán, pero el paso de -ogre->-ogro presenta una asimilación vocálica normal en mozárabe y, en cuanto a la aparición de s y no z, postula un posible influjo de la expresión LUCRUM SANUM ‘ganancia limpia, segura’ facilitada por el paso del mozárabe al árabe y, luego, al castellano, “pues el paso de un lenguaje a otro siempre es favorable a la creación de pequeñas anomalías fonéticas”. Con una evolución más normal está el antiguo topónimo portugués Logrícia < LUCRETIA y, más cercano a nuestro topónimo el coruñés Logrosa, cerca de Santiago. (Los nombres de Extremadura por Antonio María Castaño. Editora Regional de Extremadura, 2004)

Fuente: DICCIONARIO VIRTUAL DE EXTREMADURA. Proyecto del Club Universo Extremeño. Apoya la cultura extremeña, entra en su web y hazte socio/a: http://www.clubuniversoextremeno.com / E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 CARBONEROS, PICONEROS Y MINEROS.

jesusparrina

Mi padre Jesús y mi tío Juan, por parte de madre, toman unos chatos de vino en el bar “El Circulo” en Logrosán, allá por mediaos de los sesenta, acompañados, o tal vez vigilados, por mi hermana, la Pepi, la cual, seguramente, había estado esperándoles impaciente a su regreso del tajo; las carboneras; las piconeras o las minas.

Los troncos, generalmente de encina o de roble, se colocaban en forma de cono, a modo de chozo, y se cubrían con una capa de tierra de unos veinte centímetros. En la parte superior se dejaba un orificio que hacía la función de chimenea, alrededor se practicaban los respiraderos. Pasados unos veinte días la madera se había reducido a carbón vegetal. El picón es una variedad de carbón vegetal hecho con pequeños troncos y ramas de encina que se apilaban y a los que se prendía fuego, después se les iba echando ceniza por encima de las brasas para que la combustión fuese lenta y procurar que se fuese formando la materia prima. Tanto el carbón como el picón eran de las fuentes de energía más utilizadas para generar calor, así en casas particulares así en negocios: braseros; hornillos; anafres, plancha; fraguas, etc.

carbonera2carbóncarbonera

Trabajos artesanales, peligrosos y muy duros que transcurrían durante interminables jornadas de sol a sol para sacar cuatro duros con los que alimentar a la prole.

«Nos turnábamos para ir con nuestros maridos a la faena, al corte –de leña- o al acarreo, entre otras tareas, un día una y otro día otra, la que se quedaba en casa, se ocupaba también de cuidar y amamantar a sus hijos y los de las demás» Cuenta mi madre que por aquellos entonces tanto mi tía Josefa, casada con mi tío Pedro por parte de padre, como ella misma tenían hijos de teta, mi hermano Manolo y mi primo Pedro, y que ambas se turnaban, la que quedaba en casa hacía las veces de madre de leche para ambos retoños. Aquello siempre llamó siempre poderosamente mi atención, mamar de dos madres.

Madrid, 25 de Junio de 2020

Pedro Moreno Parrina.

 


© 2018 firma moreno linares. Todos los derechos reservados.